26 de noviembre de 2012

Primer domingo de Adviento: ojos abiertos

OJOS ABIERTOS
Unas de las maneras en las que nos enseñan a orar es con los ojos cerrados, quizás para concentrarnos mas o mostrar cierto tipo de reverencia o tal vez esa es la forma como muchos entienden debe hacerse.

Orar con los ojos abiertos es orar por lo que ves a tu alrededor, camino al trabajo, a la escuela, universidad, en el trabajo, en la fila del cajero, semáforo, en el largo e insoportable atasco...
Muchas personas a nuestro alrededor tienen mucha necesidad y tu oración puede ser una respuesta o estimulo.

AMBIENTACIÓN
Dos son los símbolos que nos acompañan durante estos cuatro domingos anteriores a Navidad: la Corona de Adviento y un espacio llamado "el lugar de los sentidos". Las velas encendidas de la Corona serán la señal de la venida de Cristo, y poner cada semana nuestra atención en una parte del cuerpo nos recordará la importancia de mejorar para acoger a Jesús en nuestro corazón.

(Se enciende la primera vela de la Corona)

La Palabra de Dios de hoy nos invita a levantar la cabeza, a no mirar atrás, a llevar una vida buena. Estemos despiertos, con los ojos abiertos. No dejemos para mañana lo que podamos hacer hoy.

GESTO
(Mostramos el primer sentido: OJOS)

Vamos a celebrar el nacimiento de Jesús. Es un tiempo entrañable para mirar, contemplar, abrir bien los ojos y ver el misterio de un Dios que se hace Niño.
Un niño misionero que prepara el Adviento tiene que tener los ojos abiertos para ver la presencia de Jesús muy cercana entre nosotros. Hay muchas cosas buenas, que funcionan bien, pero también hay realidades a las que Jesús tiene que venir para cambiarlas y mejorarlas: peleas, hambre, sufrimiento, enfermedad... Jesús cuenta con nuestra ayuda.

COMPROMISO
Los santos son ejemplo porque han mirado a Jesús y han estado atentos a las necesidades. El día 3 de diciembre celebramos a san Francisco Javier. Los misioneros abren los ojos de todos para que puedan ver a Jesús. Vamos a hacer una lista de personas que nos gustaría que mirasen a Jesús y lo conocieran un poco más. Entre todas ellas, elijo a una y pienso algo para intentar abrirle los ojos (mandarle una felicitación de Navidad, rezar por ella, invitarle a que me acompañe a la iglesia...).
RECURSO PARA LA EUCARISTÍA
Ofrenda del pan y el vino. Hoy la primera lectura nos decía: "Mira que estoy a la puerta y llamo" Jesús está en la puerta de nuestro corazón y quiere entrar. Este pan y vino se convertirán en su Cuerpo y Sangre. Comulgar será para nosotros abrir la puerta de nuestro corazón para que Jesús entre y se quede en nuestra vida. Lo acogemos con mucha alegría.


No hay comentarios :

 
Copyright © 2016 Misiones Canarias
DELEGACIÓN DIOCESANA DE MISIONES Y O.M.P | DIÓCESIS DE CANARIAS