26 de abril de 2013

Pascua misionera con África

Viernes 26 de abril (IV Semana de Pascua) África


A la escucha del Evangelio


Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto del monte. (...) Brille así vuestra luz ante los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en los cielos (Mt 5, 14.16)En este Tiempo de Pascua luce el cirio pascual, encendido en la Vigilia de Resurrección, ilumina y da calor. La fe de los cristianos brilla y da claridad para que otros puedan seguir por el camino de la fe.

En clave de misión
Los fieles cristianos son como puntos de luz. En esa visión imaginaria del mundo, lleno de pequeños resplandores al sacerdocio y a la vida consagrada. No es que sean mejores: es que han sido llamados para ser esa vela encendida donde los demás pueden prender su propia luz y convertirse de este modo en nuevas iluminarias en otros lugares. Así de natural es la vocación del misionero.
En las comunidades locales donde la Palabra de Dios ha sido sembrada por un misionero ha brotado la espiga que con el tiempo, ha madurado en nuevas Vocaciones Nativas. La Obra Pontificia de San Pedro Apóstol es un servicio de la Iglesia universal para colaborar en el cuidado de estas semillas, llamadas a crecer y madurar, y que después el sembrador esparcirá por nuevos campos.
África es uno de los continentes donde Dios está suscitando más vocaciones, y por eso se le destina mayor cantidad de aportaciones. Cerca de 500 seminarios mayores y menores se sostienen gracias a ellas; si no, esas vocaciones se perderían. "Si no hubiera existido la Obra de SPA, no habría sido sacerdote. Gracias a ella, el seminario pudo financiar mis estudios", dice el ahora vicario general de la archidiócesis de Lagos, en Nigeria.
Recogemos el testimonio agradecido del rector de un seminario en este país.

"Gracias desde África"Prestamos mucha atención a la buena formación pastoral y misionera de nuestros seminaristas. Junto a la enseñanza de Teología Pastoral y disciplinas afines, durante el curso se les pone en contacto con diversas formas de labor pastoral en parroquias, hospitales, prisiones, escuelas, etc. En vacaciones, los seminaristas son asignados a distintos lugares de sus respectivas diócesis para realizar trabajo apostólico. Los sacerdotes se ocupan de ayudarles a poner en práctica lo que van aprendiendo en el seminario. A través de "clubes de misión", se forma a los seminaristas para tener conciencia misionera, rezar por las misiones y despertar en los demás esa misma conciencia y oración, así como el espíritu de solidaridad y ayuda. Les renovamos nuestro agradecimiento por su apoyo para poder llevar a cabo esto a través de los años.Rev. Sylvester Dagin, rector del Seminario Mayor S. Agustín (Nigeria)

Para el bien de toda la Iglesia
Los datos de las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada en África son elocuentes. La Obra de SPA ayuda allí a aproximadamente 40.000 seminaristas menores y a 18.000 que están cursando sus estudios en los seminarios mayores; a ellos se suman más de 1.000 novicios y casi 2.500 novicias en su primer año de formación. Por este motivo, el Santo Padre destina cerca del 50% de nuestras ayudas a la formación vocacional en este continente.

Compromiso misionero. Dedicar un tiempo a contemplar el cartel de la Jornada de Vocaciones Nativas, donde aparece el nacimiento de una semilla en las manos de una religiosa, que sostienen un puñado de tierra; nos preguntamos:¿qué aporta la imagen al lema "Señal de esperanza"?. Rezar juntos la plegaria de la estampa oracional y distribuirla entre las personas conocidas y amigas, para general una cadena de oración por las vocaciones que nacen en los territorios de misión.. Repartir entre las personas de nuestro entorno la hoja informativa sobre la posibilidad de subvencionar un curso, media beca o una beca completa de un seminarista o novicio.

No hay comentarios :

 
Copyright © 2016 Misiones Canarias
DELEGACIÓN DIOCESANA DE MISIONES Y O.M.P | DIÓCESIS DE CANARIAS