23 de abril de 2013

Pascua misionera con Europa

Martes 23 de abril (IV Semana de Pascua) - Europa


A la escucha del Evangelio
«Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano» (Jn 10, 27-28).Quienes forman parte de la Iglesia reconocen la voz de Jesús, la escuchan con atención y ponen todos los medios para seguirle. El Maestro llama a algunos discípulos a estar más unidos a Él y a ser enviados para anunciar el Evangelio en otros lugares. Son los misioneros, que salen a colaborar con Jesús en el cuidado y formación de las nuevas comunidades cristianas.

En clave de misión
Así se inicia la vocación al sacerdocio o a la vida consagrada: con una invitación al seguimiento. Quienes son llamados a seguir a Jesús para una mayor dedicación de su vida necesitan de un período largo de formación en los seminarios o noviciados. Allí van descubriendo el rostro y las enseñanzas de Jesús, hasta su compromiso total para el anuncio del Evangelio. 

El nacimiento de estas vocaciones en las comunidades cristianas es una muestra del amor del Señor, que cuida a cada una de las ovejas que han escuchado su voz y le han seguido. Actualmente, la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol atiende en los 1.103 territorios de misión (el 38% de la Iglesia católica) a unos 75.000 seminaristas y a más de 6.000 novicios y novicias en su primer año de formación. Es una clara «señal de esperanza».


También en Europa hay seminarios y noviciados atendidos por la Obra de San Pedro Apóstol y que carecen de recursos humanos y materiales para que la formación pueda desarrollarse adecuadamente. A ellos se destinan algunas ayudas de otras comunidades cristianas, que generosamente colaboran con el Santo Padre, a través de esta Obra, para dar apoyo a seminaristas y novicios.
Un ejemplo de esta hermosa realidad es este testimonio de un seminarista de Albania:




“Gracias” desde... EUROPA

«Tengo veintidós años y actualmente estoy en primero de Teología. Pertenezco a una diócesis del norte de Albania. He crecido en una familia católica, que en los años noventa comenzó a frecuentar la iglesia (antes no era posible) y ha probado el gusto de la fe en Dios, mientras nos encontrábamos en una situación de extrema pobreza. He entrado en el seminario porque siempre he deseado conocer y poner en práctica la voluntad de Dios en mi vida, y estoy confirmando que ahora esta voluntad desea que yo sea sacerdote. En esto consiste mi alegría de cada día. He sabido que la Obra de San Pedro Apóstol da una contribución para sostener algo los gastos que se tienen al vivir en el seminario y para asegurar nuestra maduración. Estoy muy agradecido por ello».
Artur Kola, seminarista mayor (Albania)


Para el bien de toda la Iglesia 
Conviene recordar que en Europa también hay territorios de misión y que las aportaciones de los fieles cristianos para ayudar a las Vocaciones Nativas también se destinan a países europeos, como es el caso de Albania y Rumania. De hecho, en nuestro continente hay más de 200 seminaristas que pueden subsistir gracias a las ayudas recibidas de la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol.

Compromiso misionero
• Visionar el DVD Jesús, tierra de todos, donde se descubre cómo una religiosavive su vocación misionera en Europa, acogiendo a niños que proceden deotro continente, en colaboración con los niños de Infancia Misionera.
• Preparar una vigilia de oración (u otra celebración litúrgica), sirviéndose delas orientaciones que ofrecen los seminaristas del Seminario Mayor de SanIldefonso (Toledo) en la revista Illuminare.
• Colaborar en el sostenimiento y formación de seminaristas y novicios,ofreciendo un donativo para cubrir los gastos de un curso (350 €), media beca(1.000 €) o una beca completa (2.000 €).






No hay comentarios :

 
Copyright © 2016 Misiones Canarias
DELEGACIÓN DIOCESANA DE MISIONES Y O.M.P | DIÓCESIS DE CANARIAS