4 de febrero de 2014

Envío de 140 familias misioneras

El Papa envía a familias del Camino Neocatecumenal a la misión.  “Dios esparce por doquier la semilla de su Palabra” “sean mensajeros y testimonios de la infinita bondad del Padre y de su misericordia inagotable” les dijo el Papa Francisco a estas familias.

En el encuentro que tuvieron con el Santo Padre, el sábado 1 de febrero,  los miembros del
Camino Neocatecumenal, les agradeció la labor que realizan en la Iglesia Católica “¡La Iglesia les está agradecida por su generosidad! Gracias por todo lo que hacen en la Iglesia y en el mundo”.
El Papa les animó a llevar a Cristo y al Evangelio a los lugares más descristianizados y les ofreció tres recomendaciones. “La primera es la de tener el máximo cuidado para construir y conservar la comunión dentro de las Iglesias particulares en las que irán a obrar. El Camino tiene su propio carisma, su propia dinámica, un don, que como todos los dones del Espíritu tiene una profunda dimensión eclesial” que explicó que implica “ponerse a la escucha de la vida de las Iglesias, a las que sus responsables los envían, valorizando sus riquezas, sufriendo por sus debilidades si fuera necesario y caminando juntos, como un único rebaño bajo la guía de los Pastores de las iglesias locales”. Su segundo consejo fue el de “prestar especial atención al contexto cultural en el que ustedes como familias van a obrar: se trata de un ambiente que es a menudo muy diferente del que provienen”. Por último, en su tercer aviso hizo hincapié en que “la libertad de cada individuo no debe ser forzada, se debe respetar también la eventual opción de los que deciden buscar, fuera del Camino, otras formas de vida cristiana que los ayuden a crecer en su respuesta a la llamada del Señor”.
Por último, invitó a vivir con ilusión la alegría de llevar al Señor a donde no se le conoce y también les pidió que “sean mensajeros y testimonios de la infinita bondad del Padre y de su misericordia inagotable”. Además los encomendó a la Virgen para “que inspire y sostenga siempre su apostolado”. Terminó diciendo “a la escuela de esta tierna Madre, sean misioneros celosos y alegres. ¡No pierdan la alegría! ¡Adelante!”.


No hay comentarios :

 
Copyright © 2016 Misiones Canarias
DELEGACIÓN DIOCESANA DE MISIONES Y O.M.P | DIÓCESIS DE CANARIAS