8 de marzo de 2014

Gracias desde Nigeria

Orbih William Niccolo, es un seminarista del  Seminario Mayor San Agustín, en la Archidióceis de Jos, Nigeria. Agradece la ayuda que desde España les hemos enviado, con un testimonio sobre cómo ha sido su vocación en un país en el que la Iglesia está perseguida por grupos fanáticos.

Participación de los seminaristas mayores en el Festival de las Artes y la Cultura de Isienu

La historia de mi vocación

“Vuestra vocación no os pertenece, pertenece a Dios”, el rector nunca se cansa de decirnos esto durante las conferencias mensuales. Esta paradoja es una importante y fundamental verdad que todo seminarista debería interiorizar, a la vez que se esfuerce por adquirir día a día otras virtudes indispensables como la obediencia, humildad, castidad, caridad y, por supuesto, un corazón sencillo.
La primera vez que entré por las puertas del Seminario Mayor de San Agustín hace siete años, sabía que había entrado en un mundo de aprendizaje y formación; en un mundo de discernimiento y profundización en el conocimiento de uno mismo. Lo que no sabía exactamente era la dimensión que tomarían mis experiencias. Tampoco sabía en  ese momento que estos años estarían marcados por periodos de luchas civiles de magnitud nacional y otras importantes crisis, igualmente aterradoras. La crisis más impactante fue la del 28 de noviembre de 2008, en el que todos los seminaristas y formadores se levantaron ante un fatal día de baños de sangre, destrucción de propiedades que ocurrieron la mayoría delante de las puertas del seminario. Estos trágicos eventos trajeron consigo una serie de crisis vocacionales.
Después de haber superado todos estos problemas, puedo mirar hacia atrás a los visibles signos de gracia que me han dirigido y de los que he resurgido más fuerte. Mi formación me ha enseñado a apreciar hasta las experiencias más negativas y los retos dentro del contexto de la misión de la Iglesia, aunque Nigeria esté manchada por la violencia, el secularismo, el materialismo y la Iglesia esté perseguida por grupos fanáticos.
Convivir con los compañeros del seminario me ha ayudado a acercarme más a las virtudes de comprensión, respeto a otras culturas, religiones y puntos de vista de otros que no sean los míos. Además, he aprendido mucho en los campos de humanidades, filosofía y ciencias sagradas. Consciente de todo lo que aún me queda por aprender, estoy preparado y dispuesto a asumir el futuro con coraje y propósito, confiando siempre en la divina providencia, a la que acudo con constante oración.

Orbih William Niccolo, Seminarista

El Seminario Mayor San Agustín, de la Archidióceis de Jos, en Nigeria, fue ayudado por OMP en 2013 con 176.708,44 $ para el funcionamiento del centro donde estudian 365 seminaristas. 

No hay comentarios :

 
Copyright © 2016 Misiones Canarias
DELEGACIÓN DIOCESANA DE MISIONES Y O.M.P | DIÓCESIS DE CANARIAS