14 de marzo de 2014

II Domingo de Cuaresma

II Domingo de Cuaresma - A


Mt 17, 1-9

Seis días después Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, su hermano, y los llevó a un monte alto a solas. Y se transfiguró ante ellos. Su rostro brilló como el sol y sus vestiduras se volvieron blancas como la luz. Y se le aparecieron Moisés y Elías hablando con él. Pedro tomó la palabra y dijo a Jesús: Señor, qué bien se está aquí. Si quieres, hago aquí tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías. Aún estaba hablando, cuando una nube luminosa los cubrió, y una voz desde la nube dijo: Éste es mi hijo amado, mi predilecto, escuchadlo. Al oírlo, los discípulos cayeron de bruces, aterrados de miedo. Jesús se acercó, los tocó y les dijo: Levantaos y no tengáis miedo. Alzaron ellos su ojos y no vieron a nadie, sino sólo a Jesús. Y mientras bajaban del monte, Jesús les ordenó: "No contéis a nadie esta visión hasta que el hijo del hombre haya resucitado de entre los muertos". 

Reflexión
Es cosa de cada uno: ponernos a la escucha de lo que Dios quiere decirnos, conocer su proyecto, conocer a Jesús, seguirle y así darlo a conocer.
  • Me fijo en la escena, en lo que sucede, contemplo la transfiguración, escucho la voz del cielo. Jesús es el centro de la escena.

    1. ¿Qué es lo que Dios Padre quiere decirme? ¿Qué es lo que desea que descubra?
    2. ¿Qué es lo que este texto me hace descubrir de la persona de Jesús?

  • A partir de la escena
    1. ¿Qué es lo que quiero decirle a Jesús, a Dios?
    2. ¿Qué transformación espera Dios de mí y de la sociedad en la que vivo?
  • Llamadas
Hablo con Dios de lo que hemos orado


Seguir leyendo y descargar en pdf, aquí

Material elaborado por Acción Católica General

No hay comentarios :

 
Copyright © 2016 Misiones Canarias
DELEGACIÓN DIOCESANA DE MISIONES Y O.M.P | DIÓCESIS DE CANARIAS