16 de octubre de 2016

¡Sal de tu burbuja!

Sal de tu mundo, de tu burbuja de comodidad y tranquilidad y arriésgate a llevar el Evangelio a toda la familia humana.




Te levantas, haces tu devocional, te cepillas los dientes, desayunas, vas a la escuela, a la universidad, al trabajo... y cuando menos lo esperas ya se ha acabado el día y vuelves a la cama para repetir el mismo proceso otra vez.

Tenemos más de 60.000 pensamientos al día y la mayoría de ellos los utilizamos simplemente para sobrevivir las 24 horas de cada día que se nos presenta. Hablamos o enviamos por Whatsapp más de 20.000 palabras al día y la mayoría de las veces las usamos para hablar de la serie que estoy viendo que me encanta, o la película que salió que no puedo esperar por ver. En fin, ¿te has detenido a pensar?...
¿cuántos de esos pensamientos usas para buscar una manera de hacer a Jesús conocido' ¿o cuántas de esas palabras usas para esparcir el Evangelio?

Como yo, de seguro muchas das por sentado el aire que corre por tus pulmones, o el pulso de tu corazón al latir; ¡estás vivo/a! Y esa es una realidad que puede acabar cualquier segundo, incluso antes de terminar de leer este post. ¿Qué estás haciendo ahora para aprovechar la vida que tienes para proclamar las virtudes de Aquel a quien le perteneces?

1. Aprovecha bien el tiempo: Dios te ha dado la oportunidad de vivir en esta Tierra y de ser llamado/a Su hijo/a para que puedas caminar en las buenas obras que Él preparó desde aún antes de crearte. Eso no es cualquier cosa, debemos ser intencionales en buscar cómo Dios quiere que usemos nuestros dones y talentos para usarlos a Su servicio, porque al final de nuestros días tendremos que rendirle cuentas de cómo usamos nuestro tiempo.

2. Comienza ahora: Nunca eres demasiado joven para hacer algo trascendental para el Reino de los cielos. ¡Sal de tu mundo, de tu burbuja de comodidad y tranquilidad y arriésgate a llevar el Evangelio!. 
María, la madre de Jesús que era muy joven cuando aceptó llevar al Salvador del mundo en su vientre, aunque eso le iba a costar el rechazo de la gente (aún no estaba casada e iba a tener un bebé fuera del matrimonio) y quizás el que su futuro esposo la abandonara.
Ester fue una joven judía que puso en riesgo su vida al interceder por su pueblo ante su esposo el rey persa Asuero para evitar la destrucción del pueblo judío, para proteger y garantizar la paz durante el exilio.
Fanny Crosby quedó ciega a las pocas semanas de nacida. Desde pequeña comenzó a memorizar versículos de la Biblia y a la edad de 15 años ya había memorizado los cuatros Evangelios, el Pentateuco, Proverbios, Cantar de los Cantares y algunos salmos. Durante su vida escribió más de 8.000 himnos de los cuales muchos de ellos aún cantamos hoy en día (100 años después de su muerte).

3. Todo lo que haces tiene un eco en la eternidad: Quizás te sientas como que debes hacer algo grande para que dios te tome en cuenta. La verdad es que no importa lo pequeño que creas que sea lo que estás haciendo hoy, todas nuestras acciones tienen un eco que perdura hasta la eternidad: tal vez es enviar una carta de aliento a ese amigo que está sufriendo, compartir un versículo bíblico en Facebook, servir en tu grupo de jóvenes, incluso hasta no fijarte en ese examen que estás tomando y no te sabes las respuestas.
Predicar el Evangelio no se trata solo de ir casa por casa a contar que Jesús murió por el mundo para todos los que creen en Él tengan vida eterna. Toda nuestra vida está llena de infinitas oportunidades de mostrar al Señor al mundo y hacerlo conocido, cada día puedes vivir tu vida de una forma en la que puedas contar la maravillosa historia de amor escrita en la cruz.
Así que te animo a que desde ahora en adelante puedas vivir intencionalmente buscando formas de impactar la vida de otras personas con tu testimonio y acciones.

Fuente:
avivanuestroscorazones.com

No hay comentarios :

 
Copyright © 2016 Misiones Canarias
DELEGACIÓN DIOCESANA DE MISIONES Y O.M.P | DIÓCESIS DE CANARIAS