30 de noviembre de 2016

La cárcel, tierra de misericordia

El misionero canario, Carlos Luis Suárez Codorniu, comparte su labor pastoral con menores privados de libertad en una institución penitenciaria de Caracas.


El P. Carlos Luis, lleva casi toda su vida religiosa en Venezuela, con una gran experiencia a favor de la Justicia y la Paz en su servicio pastoral con menores privados de libertad en una institución penitenciaria de Caracas.
Cerca de las casas de formación de los Sacerdotes del Corazón de Jesús en Caracas, donde se preparan jóvenes de cuatro países queriendo comprometer aún más sus vidas con el Evangelio, se encuentra un centro de atención para un grupo mucho mayor, también de jóvenes. Son unos setenta, con edades comprendidas entre los catorce y los dieciocho. Se trata de una institución penitenciaria en la que están privados de libertad hasta cumplir una sentencia judicial que oscila de unos meses a los diez años, según el caso. Cada uno de ellos tiene su historia, que es mucho más que un simple expediente. Casi todos comparten un marco de relaciones familiares difíciles, un entorno de vida con no poca violencia y abundancia de adicciones, una temprana deserción del sistema educativo y la falta de preparación para buenas opciones laborales.
Desde hace un tiempo, ya tres años, a petición de los responsables de ese mismo centro, los SCJ nos hemos hecho presentes. Acudimos semanalmente para estar con ellos en el proceso que van haciendo. No vamos como jueces, lo tenemos claro. Lo nuestro no es juzgar, y menos aún condenar. Queremos acompañarles, escuchándonos, confiando mutuamente y ayudándonos a encontrar motivaciones y caminos que faciliten y fortalezcan buenos propósitos y compromisos concretos ante la vida.

No hay comentarios :

 
Copyright © 2016 Misiones Canarias
DELEGACIÓN DIOCESANA DE MISIONES Y O.M.P | DIÓCESIS DE CANARIAS