14 de mayo de 2009

Admiro la entrega de la juventud peruana

Cuando tenía trece años, escribía en una libreta sus deseos de ser misionero. Un sueño que con el tiempo hizo realidad. Natural del barrio del Cardonal, Arucas, lleva cuarenta y cinco años de su vida dedicados a la misión. Pertenece la Instituto Español de Misiones Extranjeras (I.E.M.E)


  • De pequeño ya tenía inquietud misionera

Fue a través de la academia misional en el Seminario, aquí, en Canarias. Después tomé contacto con un misionero, José Antonio Izco que estaba en Navarra, que recientemente acabó su periodo como director general del I.E.M.E. Quién me facilitó todo fue Manuel Alemán que me conocía desde pequeño. Estando en Teología me dijo que si yo quería, me firmaba los papeles para poder ir a Burgos, donde esetaba el I.E.M.E. Me ordené allí, en julio de 1963. Luego aquí, dos meses después, Pildain me impuso el Cristo misionero. Ahí quedé ya más marcado como cura misionero diocesano y un mes después salí para Colombia hasta enero del 73 en que fuimos a Perú.

  • Su tarea misionera allí ¿en qué consiste?

Es una parroquia de 50.000 habitantes. La ciudad se llama Huaral, pertenece a la diócesis de Huacho. La parroquia se llama San Juan Bautista de Huaral. Allí tenemos el único colegio católico de la zona. A él asisten 722 alumnos. El año pasado el centro cumplió 50 años, y del cual yo construí el edificio actual en un de tres hectáreas. Por oficio, el párroco del lugar es el promotor del centro. Llevamos allí nueve años, lo cogimos porque nos lo pidió el Obispo. Tienen su página web: http://www.cpmariareyna.edu.pe/

  • Además desarrollarán otras tareas sociales...

Tenemos dos centros de acogida, uno para quince niños y otro para diez ancianos. Contamos con un voluntariado en el que un grupo de señoras hacen el servicio de lavado y plancha, participan jóvenes que se van turnando por semanas. Tenemos que darle todo a la gente acogida: comida, ropa, medicinas... No tienen nada, están solos y abandonados. Son hombres y mujeres mayores de 65 a 70 años. Estos proyectos se sostienen únicamente de la caridad, de las actividades que realizamos.

  • Alguna experiencia destacable

Los jóvenes saben sacar tiempo para la catequesis, para reunios. El fin de semana entregan muchas horas a la parroquia. Con motivo de las bodas de oro de la Diócesis, tuvimos una celebración en la que había un centenar de misioneros laicos, más de la mitad eran jóvenes. Tenemos además unos quince pueblos, donde vamos una vez al mes a celebrar. Los mismos jóvenes que dan catequesis en la ciudad, también van a estos pueblos.

  • ¿Qué supone para usted todo esto?

Yo no sé qué sería de mí si no estuviera allí, en misión. En la medida que todo sintoniza con tu vocación sacerdotal y misionera eso te ayuda personalmente. Yo no me quejo de nada. Tengo ojos para darme cuenta de que hay personas en situaciones más difíciles que yo. Invito a que la gente colabore con los países empobrecidos y disciernan dónde.




Entrevista realizada por Julio Roldán, para la revista "Iglesia al día"

No hay comentarios :

 
Copyright © 2016 Misiones Canarias
DELEGACIÓN DIOCESANA DE MISIONES Y O.M.P | DIÓCESIS DE CANARIAS