2 de septiembre de 2009

Una misión con acento guaraní

María del Carmen Sarmiento partió de su Teror natal para ayudar en la educación de niños en plena selva del Paraná. Tomó la decisión de ingresar en la Congregación María Auxiliadora, más conocida como las Salesianas de Don Bosco, acababa de cumplir 25 años. Reconoce que no fue una decisión fácil, porque aún entonces se debatía entre la posibilidad de seguir disfrutando de las maravillas propias de la juventud o aceptar sin condiciones la llamada de Dios, que la asaltaba cada vez con más frecuencia y de la manera más imprevista.
El 6 de agosto de 1966 Mª del Carmen daba su "sí" a los votos y pasaba a vestirse con los hábitos de la congregación. Desde luego Mª del Carmen eligió el mejor camino. No puede ocultar que es una mujer feliz, porque con el tono de sus palabras transmite la serenidad de aquellas personas que han logrado conquistar su paz interior a base de entregarse por completo a los demás. Es un mujer vital y con una sonrisa perenne, aunque ella admite que también tiene sus horas bajas. Su medicina para combatir esos momentos: la fe.
"En ocaciones, me encontraba disfrutando de la tarde con mi grupo de amigos y amigas y, de repente, me asaltaba la extraña sensación de que debía estar ayudando a otras personas. Aquella imagen de solidaridad cada vez cobraba más fuerza y un buen día estuve lista para dar el paso. Hasta entonces había rehuido con fuerza a una de las monjas de Las Dominicas en Teror, donde me eduqué. Cuando yo era una niña me había planteado alguna vez la posibilidad de convertirme en monja para ayudar a los demás". Ahora, Mª del Carmen pasa unos días de merecidas vacaciones en su tierra canaria.
Viaja hasta Canarias cada tres años y en esta ocasión seguirá rumbo hacia Roma donde permanecerá hasta diciembre, formándose en un curso impartido para la renovación y adaptación de los religiosos misioneros a los tiempos modernos.
Treinta años más tarde está más convenida que nunca de que los designios de Dios son inescrutables y que sólo él pudo conducir su futuro hacia Paraguay, donde comenzó su trayectoria como misionera al frente de varios colegios. En este momento, integra una comunidad de seis religiosas, en la población de Minga Guazú, encargadas de la educación de medio millar de niños y jóvenes procedentes de varios núcleos poblacionales donde las familias tienen graves problemas económicos. Por ello, en el colegio de Sor Carmen las religiosas salesianas deben trabajar duro para recaudar cada ñao el dinero necesario para adquirir los libros de texto y el uniforme de los menores que acuden a su colegio. La congregación religiosa también da cobijo en otro edificio a bebés que han sido abandonados por sus madres.
Mª del Carmen explica que el índice de embarazos entre adolescentes es muy elevado. Las jóvenes dan a luz a edades muy tempranas y "muchos de los niños que tenemos en nuestra casa cuna, que empezó con una pequeña habitación y hoy se ha convertido en un edificio, son recogidos en los cementerios del país. Allí van a dormir muchas de estas muchachas y por eso, los niños aparecen abandonados en los cementerios".
Comenta Mª del Carmen Sarmiento que las condiciones de vida en Paraguay son "difíciles" y que sólo unas pocas familias acumulan las riquezas. Minga Guazú, la población donde Mª del Carmen Sarmiento desarrolla su labor como misionera en Paraguay, linda con Brasil, está unos 20 kilómetros de Asunción, la capital, y destaca por su arraigo a la cultura guaraní.
En cuanto a la crisis vocacional que padece la iglesia y que amenaza seriamente con una disminución en el número de misioneros religiosos, Mª del Carmen insiste que "necesitamos jóvenes que quieran ayudar a sus hermanos. Ser misionero es trabajar por la grandeza del don de la vida y dar consuelo a aquellos que lo necesitan". En otro momento, insiste que los jóvenes de hoy disponen de muchas ventajas a la hora de formarse y "necesitamos profesionales de todos los ámbitos. Les animo a que se metan, al menos un tiempo de sus vidas, como misioneros voluntarios y ya luego Dios dirá. Es una experiencia muy enriquecedora", argumenta.

Entrevista realizada por "La Provincia"


No hay comentarios :

 
Copyright © 2016 Misiones Canarias
DELEGACIÓN DIOCESANA DE MISIONES Y O.M.P | DIÓCESIS DE CANARIAS