REGALA UNA SONRISA A LOS MISIONEROS

REGALA UNA SONRISA A LOS MISIONEROS
¡Únete a #MiSonrisaMisionera! Ayúdanos a sembrar sonrisas por todo el mundo.

Oración del papa francisco por el Coronavirus

Últimas noticias

10 de julio de 2020

Solidaridad Covid-19 con Filipinas

Las consecuencias de la pandemia Covid-19  nos está afectando a todos pero a unos mucho más que a otros. Desde la Misión en Filipinas la misionera canaria, María del Pino Rodríguez de Rivera, nos hace una llamada a la solidaridad con los más desfavorecidos.



Escucha su mensaje




¡Colabora!

MISIONERAS DEL SANTISIMO Y
MARIA IMMACULADA, INC.

Dirección del Banco

MetroBank

Metropolitan Bank & Trust Company

G/F FEMII Bldg.

A. Soriano Avenue.

Intramuros, Manila

Teléfono y Fax del Banco

Telephone: 632 527 3323 / 632 528 0261

Fax #. 632 527 3336

Número de cuenta

# Cuenta (Euro Savings)

200-2-20060052-0

Intramuros Branch 5273326

Swift Code: MBTCPHMM


4 de junio de 2020

Ayuda a los refugiados de Cabo Delgado

La situación en Cabo Delgado es muy preocupante por los ataques terroristas y el Covid-19. Hay más de 200 mil desplazados, en esta Provincia del norte de Mozambique, que huyen hacia a Tanzania o hacia el sur de la Provincia a Pemba y Nampula. 

Refugiados Cabo Delgado

La misionera Estrella Arjomil, que se encuentra en Pemba, nos comenta que la situación es muy preocupante  porque tienen refugiados por todas partes y no llegan a mitigar el dolor de más de 2.300 familias desplazadas. Cada día sale, junto a un equipo de Cáritas, para entregar a algunas familias comida, esteras, lonas porque en el campo de refugiados las tiendas no son suficientes. Los ataques terroristas son diarios y cada día llegan más familias.

Estrella nos hace un llamamiento urgente a la solidaridad para conseguir mantas para todas estas familias. Se acerca el invierno y la zona donde están los campos es más fría y húmeda. Pero sobretodo nos pide que recemos por ella y por el sufrimiento de toda esa gente inocente.

Puedes colaborar en esta causa, haciendo tu donativo en la siguiente cuenta:


IBAN ES25 0049 2674 5026 1434 1153
Añadiendo en concepto: Manolín Mozambique

Si deseas un certificado de tu donativo debes enviarnos un email a misionescanarias@gmail.com con tus datos personales, DNI y dirección postal junto al justificante del donativo. 

26 de mayo de 2020

Testimonio misionero en tiempos de Covid-19

En las situaciones más difíciles, como esta pandemia, los misioneros siguen siendo testimonio vivo del Evangelio. A pesar del confinamiento, de no poder salir de sus casas, las Misioneras del Santísimo Sacramento y María Inmaculada continúan haciendo todo lo posible para ayudar a sus hermanos de Baseco. Escucha el testimonio que María del Pino Rodríguez de Rivera, misionera canaria, muy emocionada nos ha enviado.

¡Sin duda tenemos mucho que aprender! Tanto de la entrega y generosidad de los misioneros, como de los más pobres, de los más humildes, que son los preferidos de Dios. 








Testimonio de Mapi, desde Filipinas. 


La verdad es que no está siendo nada fácil. Como en la mayoría de los países, vivimos en un estado confinamiento total, desde mediados de marzo, y todavía continúa. Mis hermanas de comunidad y yo, que somos cuatro, estamos bien gracias a Dios, aunque, incluso nosotras, hemos llegado a experimentar ‘la pobreza”, en muchos sentidos, pero también está siendo una oportunidad para experimentar una vida de más cercanía e intimidad con el Señor, en una súplica permanente, pidiéndole que tenga misericordia de su Pueblo, del mundo entero. En medio de tanto sufrimiento, y aunque humanamente se escape a nuestro entendimiento, Él se hace presente de mil maneras, y estamos viendo y escuchando muchos testimonios que lo confirman.

Aquí, en Manila, la situación de nuestros hermanos más pobres está siendo muy complicada. concretamente nuestros hermanos de la Misión, en Baseco, empiezan a ver extremada su pobreza. Reciben algunas ayudas del Gobierno y de Cáritas, pero son tantos, que a pesar de las ayudas, no se llega a todos, y hay que priorizar. Ante esta situación, nosotras, como misioneras, sentimos mucha impotencia, al no poder desplazarnos con libertad a los lugares más necesitados, por las medidas de seguridad y de prudencia marcadas por el Gobierno, y que, como todos los ciudadanos, debemos obedecer con responsabilidad. Esto nos empuja a buscar otros medios, a ser más creativas para buscar otras maneras de ayudar, que no requieran el desplazamiento físico. Es muy duro no poder acompañar a nuestros hermanos en estos momentos, pero confiamos en el Señor que todo lo puede, y, sin duda que todos saldremos más fortalecidos de esta crisis.


Quiero terminar pidiéndoles de todo corazón que recemos mucho, que oremos unos por otros. Esta crisis mundial nos hace aún más hermanos; estamos palpando la vulnerabilidad humana, que quizá cuando todo va sobre ruedas, pasa más desapercibida, pero en momentos de prueba, redescubrimos con más fuerza nuestra necesidad de Dios y de los otros. Aprovechemos este momento de la historia para amar más, para ayudar más, para dar importancia a “las cosas realmente importantes”, para orar más.

Un fuerte abrazo misionero de toda mi comunidad. Mapi.




4 de mayo de 2020

Regala una sonrisa a los misioneros

Hoy queremos proponerte un reto contra el virus y a favor de los misioneros. Queremos pedirte que les regales el poder de tu sonrisa, únete al reto #MiSonrisaMisionera.



Los misioneros no son héroes con capa
Como sabes el coronavirus tiene muy afectado al mundo entero. Por eso los misioneros, al igual que tú, han tenido que quedarse en casa con una doble preocupación. La primera, por la salud de sus familiares y amigos que están en España y la segunda, por sus amigos en los países de misión.

Los misioneros no tienen una super capa pero tienen el "poder" del Amor de Dios que les hace ir por todo el mundo haciendo tanto bien, aún en tiempos de Coronavirus. En sus rostros siempre se vislumbra una sonrisa, una alegría y felicidad cuando sirven al prójimo y a los más desfavorecidos.

Ahora, la labor de los 60 misioneros canarios está limitada. Muchos nos han manifestado su tristeza y preocupación. María del Pino Rodríguez de Rivera, misionera en Filipinas, "por favor, recen mucho por nuestra gente de Baseco. Lo están pasando muy mal por la pandemia, la pobreza se está volviendo extrema. Y las misioneras estamos, confinadas, sufriendo mucho por ellos". Manuel de los Reyes Ramírez, misionero en Mozambique, "es la primera vez que veo a nuestra África preocupada por el dolor de Europa y de todo el mundo. Estamos acostumbrados a que casi todas las desgracias nos tocan aquí y ahora vemos que todos somos igualmente vulnerables. Rezamos por ustedes, cada día, y le pedimos también a Dios que nos aleje de este "bicho", porque sería catastrófico. Aquí no tenemos los medios sanitarios para poder luchar contra esta enfermedad".


Por eso, hemos pensado que los niños y familias de nuestra Diócesis podrían sumarse a nuestro reto de #MiSonrisaMisionera para que muestren su apoyo a los misioneros y no se sientan solos. ¿Aceptas?

Aquí te dejamos una serie de materiales y recursos:

Para los niños y sus familias:




Todas las personas que quieran unirse a #MiSonrisaMisionera lo pueden hacer imprimiendo este hashtag y compartiendo una foto o vídeo en sus redes sociales con un mensaje de ánimo y apoyo a los misioneros. (No olviden incluir en su publicación el HT #MiSonrisaMisionera)



20 de abril de 2020

Jornada de Vocaciones Nativas 2020

El próximo domingo, 3 de mayo, se celebra la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones y Vocaciones Nativas bajo el lema "Cristo vive y te quiere vivo".



Esta Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones quiere ser un momento de reflexión para todos los cristianos, para hacernos conscientes de que el Señor necesita del ofrecimiento generoso y alegre de personas que, habiendo descubierto la vida de Cristo, entregan su corazón al servicio del Evangelio. Por eso nos unimos todos en oración: sacerdotes, seglares, religiosos, consagrados, para pedir al Señor que los cristianos jóvenes sean capaces de abrir su corazón al amor de Dios, que sigue contando con ellos. Esta oración no es accesoria; el mismo Jesús nos invita a rezar por esto: “Rogad al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies” (Mt 9,38).
Por eso, esta Jornada tiene también el ánimo de abrir el corazón de los jóvenes a la llamada del Señor. Hoy Dios sigue llamando a jóvenes para que consagren su vida al servicio de la Iglesia. Y esta tarea “requiere espacios de soledad y silencio, porque se trata de una decisión muy personal que otros no pueden tomar por uno” (n. 283). Queremos, pues, invitar a los jóvenes a que se pongan a la escucha de lo que el Señor quiere de ellos y para ellos. Queremos hacerles caer en la cuenta de que, antes de pedir que otros consagren su vida a Dios, deben preguntarse si el Señor no querrá contar con ellos.
Y, en esta Jornada, también pedimos para que ninguna vocación se pierda; para que todos aquellos que han descubierto la llamada del Señor a entregarse a Él puedan realizar su sueño y el sueño de Dios sobre ellos. Por eso recordamos con nuestra oración, y también con nuestra ayuda económica, no so- lo a los jóvenes españoles que se plantean seguir a Jesucristo en el sacerdocio, en la vida religiosa o en la consagración en medio del mundo, sino también a aquellos jóvenes a los que el Señor llama en tierras de misión para hacer posible que la vida de Dios se haga presente en aquellos lugares donde todavía la fe en su amor no es conocida o los que siguen al Señor son una minoría.
A estos, a los jóvenes de África, Asia o América Latina, el Señor les llama a ser apóstoles en sus propias culturas y tradiciones; pero también muchos vienen a nuestros pueblos y barrios a manifestar el amor de Dios entre nosotros. Y porque estos jóvenes (ellos y ellas) no cuentan muchas veces con los medios mínimos para poder formarse y llegar a completar su vocación, se nos recuerda que podemos ayudar en el fomento, cuidado y atención a las vocaciones, tanto consagradas como sacerdotales, en aquellos países.

Materiales de la Jornada:


¡Colabora con las Vocaciones Nativas!

¿Quieres ayudar a que muchos jóvenes de la geografía misionera puedan seguir la llamada a servir a sus Iglesias? Colabora con un donativo o una beca de estudios.

Puedes hacer tu donativo en Obras Misionales Pontificias Canarias, indicando Vocaciones Nativas. Si tienes alguna duda, puedes ponerte en contacto con nosotros.

Banco Santander:  ES14-0049-4996-3523-1659-9819

Bankia :   ES71-2038-9005-6960-0073-4939

8 de abril de 2020

Semana Santa en Casa, Argentina.

En la ciudad de Córdoba, Argentina, la Semana Santa también se vive en casa. La Hna. Dominga Rodríguez, misionera canaria, comparte como está viviendo estos difíciles momentos junto con sus hermanas de comunidad.


Somos una comunidad de hermanas mayores y enfermas, que necesitamos nos ayuden para poder levantarnos y pasar a la silla de ruedas y para hacer muchas otras otras cosas que sola no podemos. Nuestras edades oscilan entre los 79 y 95 años, me refiero a las que estamos enfermas, no a las que nos cuidan en estos momentos. 

Nos toca vivir esta pandemia universal del COVID-19 cuidándonos todo lo que podemos y así también a los demás. Todo de acuerdo a lo que nos indica nuestro médico de cabecera y de momento hasta el 13 de abril respetando la cuarentena. 

Todos los días hacemos la oración diaria, el santo rosario, adoración al Santísimo y la misa la seguimos por Youtube. Todo pidiendo al señor que pare la pandemia, que conceda salud a los enfermos, el descanso eterno a los fallecidos. Vivimos tratando de atender qué es lo que el Señor nos está diciendo a cada uno de nosotros, como comunidad, como nación a todo el mundo. Dios siempre habla a través de los acontecimientos.

Seguimos todos unidos en oración, de más cerca, de más lejos, estamos todos muy unidos en estos momentos. Y creo que todos rezamos intensamente los unos por otros para que el Señor nos bendiga y nos acompañe en estos momentos. Él siempre lo hace.
Un abrazo grande para todos.

7 de abril de 2020

Semana Santa en Casa, Mozambique

En la provincia de Tete, Mozambique, la Semana Santa también se vive en "casa". Manuel de los Reyes Ramírez, misionero del I.E.M.E, comparte lo contradictorio de la situación en estos momentos por el Coronavirus. 



Aquí todo el mundo está en la calle solamente existe una prohibición del gobierno de que no se reúnan más de 50 personas. Pero la Iglesia Católica ha cerrado al culto, se celebran todas las misas a puerta cerrada. Aunque la Iglesia se mantiene abierta 12 horas al día, para que la gente pueda entrar y rezar. Hemos creado un grupo de WhatsApp pero no todo el mundo lo utiliza. Sin embargo, a través de la radio comunitaria sí llegamos a más gente. Por ahí transmitimos la misa dominical y lo mismo haremos con el triduo pascual. 




6 de abril de 2020

Semana Santa en casa, Filipinas.

En la ciudad de Manila, Filipinas, la Semana Santa también se vive en casa. María del Pino Rodríguez de Rivera, nos comenta como están viviendo el confinamiento y como van a vivir la celebración de Semana Santa.


Realmente estamos viviendo, en el mundo entero, un momento muy difícil con el Covid-19. Que aunque no podemos verlo pues tiene a todo el mundo atemorizado. Nosotras aquí, en la comunidad, muchas veces pensamos que parece esto una película de ficción. No sé un mal sueño del que vamos a despertar.

Hemos tenido que cerrar todas nuestras misiones, no tenemos ningún contacto con nuestros hermanos de Baseco, con las familias pobres, los niños, los jóvenes con los que solemos trabajar y estamos totalmente aislados como comunidad pues tampoco podemos participar de la Eucaristía. Todas las iglesias están cerradas, como está sucediendo prácticamente en todo el mundo. Nosotras lo vivimos con mucha tristeza, con mucho dolor pero al mismo tiempo con la esperanza puesta en el Señor. No hay duda de que el Señor va a sacar algo bueno de todo esto.

En cuanto, a la Semana Santa va ser muy especial, por supuesto, todas las celebraciones las vamos a vivir online desde casa. Muchas parroquias ofrecerán el triduo pascual en directo. Y bueno pues este año nos toca vivirlo desde una profundidad distinta, con más hondura. Esta situación nos obliga a profundizar mucho más en nuestra fe. No vamos a tener signos "visibles" pero vamos a pedirles todos la gracia al Señor de que este sea un momento de mayor acercamiento a Él, de mayor intimidad, mayor súplica. De aprender a vivir este momento de cruz, verdaderamente, como pueblo de Dios unidos en Él, con Él y por Él.

Decirles que estamos muy unidos, que la comunión y el amor de Dios es mucho más fuerte. Que todo esto que estamos viviendo, que el Coronavirus no va a vencer, no puede vencer, porque el amor de Dios es más fuerte. Y mientras lo padecemos pues oremos, oremos mucho, sigamos rezando insistiéndole al Señor en esa súplica para que sane a este mundo herido.



 
Copyright © 2020 Misiones Canarias
DELEGACIÓN DIOCESANA DE MISIONES Y O.M.P | DIÓCESIS DE CANARIAS